James Tissot (2ª Parte)

Young Women Looking at Japanese Articles (1869) Cincinatti Museum of Art de James Tissot
Young Women Looking at Japanese Articles (1869) Cincinatti Museum of Art de James Tissot

Tras la muerte de Kathleen, Tissot no encuentra razones suficientes para quedarse en Inglaterra y decide su vuelta a Francia.

Fue a su regreso a Francia cuando compuso un gran retrato familiar titulado The Garden Bench, de 1882, donde Kathleen Newton aparece representada en el jardín londinense de Tissot, bañada por la luz del sol, sentada en un banco del jardín cubierto por una alfombra de piel. Está mirando con cariño a su hijo Cecil George, mientras, detrás de ella, están su hija Violet y su sobrina Lilian. Fue una pintura especial para Tissot, que aunque, permitió que se exhibiera en París, no permitió que se vendiera, conservándola hasta su muerte

The Garden Bench 1882 de James Tissot ( Coleccion Privada)
The Garden Bench 1882 de James Tissot ( Colección Privada)

Ese mismo año completó otra obra donde representaba a su familia jugando en el jardín, también de su casa, y que sin duda le recordaría las alegrías que experimentó con Kathleen y sus hijos que tan trágicamente le fueron arrebatadas y que nunca volverían. Esta pintura se tituló Un pequeño Nimrod.

Un pequeño Nimrod (1882) de James Tissot (Colección privada)
Un pequeño Nimrod (1882) de James Tissot (Colección privada)

Tissot, al regresar a Francia, lo primero que se propuso fue mejorar su reputación entre los críticos de arte franceses. Para ello, reunió una colección de más de un centenar de sus obras, la mayoría de las cuales las había completado mientras vivía en Inglaterra, y las exhibió en el Palais de l´Industrie, siendo la pieza central su conjunto de pinturas  El hijo prodigo en la vida moderna (The Prodigal son in modern life) que ya había expuesto en su exposición individual en la Dudley Gallery, de Londres, en mayo de 1882.

Estudio para el hijo prodigo, la salida. Museo de Bellas Artes de Nantes, Francia

Tissot pintó el ciclo de “El hijo pródigo en la vida moderna” en 1880, retomando un tema recurrente durante más de veinte años en su producción pictórica. La diferencia, sin embargo, está en la clave de interpretación, con la que presenta, esta vez, el relato del Evangelio. El artista opta por un ciclo de cuatro grandes lienzos, que escudriñan el universo interior de los protagonistas, de la parábola bíblica, a través de las principales etapas de su historia. La narrativa está ambientada en Inglaterra en el siglo XIX y pone al héroe en el centro de la escena, un joven inglés que, cansado de las comodidades de la casa de su padre, recorre el mundo en busca de menos distracciones de clase media.

James Tissot. El hijo pródigo en la vida moderna: La Salida. Museo de Bellas Artes de Nantes, Francia
James Tissot. El hijo pródigo en la vida moderna; El becerro gordo 1880. Museo de Bellas Artes, Nantes, Francia.

Después de mil desventuras (incluido el encuentro con bailarines japoneses representado en el país extranjero) se ve obligado a regresar.

James Tissot. El hijo pródigo en la vida moderna. Museo de Bellas Artes, Nantes, Francia
James Tissot. El hijo pródigo en la vida moderna: El Retorno. Museo de Bellas Artes. Nantes, Francia
James Tissot. El hijo pródigo en la vida moderna: El Retorno. Museo de Bellas Artes. Nantes, Francia

Presentado en Francia (en la Exposición Universal de 1889, que tuvo lugar en París) y en Inglaterra, donde el ciclo tuvo un gran éxito, no solo gracias a la habilidad pictórica de Tissot, sino también al tema, muy querido por el público. La serie completa fue luego llegada al Museo de Luxemburgo en París, donde permaneció, a partir de 1904, antes de llegar, en 1914, al Museo de Bellas Artes de Nantes, la ciudad natal del pintor.

En París, a pesar de que Tissot tradujo todos los títulos de las pinturas al francés, la exposición fue recibida con frialdad, y un crítico describió mordazmente a Tissot como…”… un parisino de Londres ahora se convierte en un londinense de París…”.

Es decir, Tissot, para los críticos de arte franceses, se había vuelto demasiado inglés, para su gusto.

Sin embargo su trabajo al pastel fue elogiado y durante las décadas de 1880 y 1890 recurrió a esta técnica, destacando un pastel sobre lino que fue el retrato, en 1895, de la princesa Broglie. Esta mujer era Joséphine-Eléonore-Marie-Pauline de Galard de Brassac de Broglie, más conocida simplemente como Pauline, esposa de Albert de Broglie, el 28º Primer Ministro de Francia. Su pose casual generó una imagen muy atractiva, y el uso de los pasteles verdes brillantes se convertiría en su marca registrada.

James Tissot. La Princesa Broglie 1883-85 Colección privada

Tissot, trata de regresar a la sociedad parisina frecuentando clubes y restaurantes con regularidad, pero lo único que hizo constantemente fue levantarse temprano e ir a misa. Estaba decepcionado por lo mal que le había ido en su exposición del Palais de l´Industrie y, en 1883, se dedico a armar una nueva serie de quince pinturas conocidas como la Mujer de París (La Femme à París,) donde analizaba la vida de la mujer parisina, de diferentes clases sociales, y de diversas ocupaciones. Concibió una serie donde sus obras estarían centradas en la vida cotidiana de las mujeres.

 

James Tissot. La Dama de honor. Art Gallery Leeds City. U.K.

En estas obras la mujer parisina es la protagonista, siendo el símbolo de la belleza, moderna y sofisticada. De fondo Tissot representa los bulevares parisinos, las tiendas de novedades, los lugares de espectáculos y entretenimientos, para una sociedad adinerada, en definitiva, la vida social de la mujer.

James Tissot. The artist´s ladies 1885. The Chrisler Museum of Art. Norfolk. Virginia

 

Las pinturas eran mucho más grandes en escala que cualquier obra que Tissot hubiera hecho antes, con la idea de que las obras monumentales tuvieran un impacto en la crítica y el público por igual.

 

En The Sporting Ladies, una de las series de la Femme à París, representa a una mujer que involucra al espectador como participante de la acción con su mirada directa fuera de la imagen. El evento es un “circo de la alta vida”, donde los artistas aficionados eran miembros de la aristocracia,

.

James Tissot. The Sporting Ladies. Colección privada

En Chariot Women (1883-85), Tissot mostró a las amazonas modernas vestidas con coronas puntiagudas y vestidos hechos de escamas de oro, conduciendo caballos alrededor de un anfiteatro construido con vigas de vidrio y acero, arquitectura típica de finales del siglo XIX.

The Ladies of the Chariots (c. 1883-85) de James Tissot ( Museum of Art, Rhode Island School of Design )
The Ladies of the Chariots (c. 1883-85) de James Tissot ( Museum of Art, Rhode Island School of Design )

Otro gran cuadro de la serie fue Sin Dote (1883-85), donde el escenario son los Jardines de las Tullerías, donde se ve a una bella mujer vestida de negro, que representa a una viuda, reciente, en duelo. Junto a ella, sentada, leyendo periódicos, está su madre, también de luto. A la izquierda de la composición vemos a dos soldados, uno de los cuales está impresionado por la belleza de la viuda y la observa con admiración, aunque se resiste a acercarse a ella. El tema de la pintura destacaba la difícil situación de las viudas jóvenes que, tras la muerte de sus maridos, a menudo quedaban en la indigencia económica. Fue un tema muy popular durante la época victoriana.

James Tissot,_Sin Dote, 1883-85. Colección privada

 

El último cuadro de la serie La Femme à París se completó en 1885. Se tituló Música Sacra, que comentaré unas líneas más abajo.

 

Tissot quiere que su serie ilustre cuentos firmados por escritores franceses, y aunque confía en sus amigos Edmond de Goncourt y Alphonse Daudet, y lanza una suscripción, el proyecto fracasa.

 

Probablemente, en el duelo por la muerte de su amada, Tissot empezó a interesarse por el espiritismo y la comunicación con los muertos, tan de moda, en aquella época en Europa, con el desarrollo del ocultismo, el espiritismo y las sociedades teosóficas.

Contrariamente a lo que se pueda pensar, esta moda caló en todos los círculos sociales, y especialmente en los más selectos. Personajes como Conan Doyle, Alfred Russell Wallace, coparticipe de la teoría de la evolución junto con Darwin, los físicos Croques y Lodge, el matemático Augustus de Morgan, etc., fueron seguidores de esta moda.

 

Tissot fue incapaz de aceptar totalmente la perdida de Kathleen y, desesperado, llegó a ponerse en manos de un médium, William Eglington, y creyó contactar con Newton en una sesión celebrada en 1885. De esta época son las obras La Aparición  mediumnistica (1885), en la que aparecen dos figuras iluminadas por las luces sobrenaturales que llevan en sus manos, y Voces interiores (ruinas) (1885), donde aparece Jesucristo, tras una visión del propio Tissot en la Iglesia de Saint-Sulpice, en París. La obra de La aparición, Tissot, la guardó en una habitación de su casa que reservada para sesiones espiritistas privadas.

La Aparición de James Tissot (1885) (Colección privada)
La Aparición de James Tissot (1885) (Colección privada)

            El último cuadro de la serie La Femme à Paris, como he comentado antes, se completó en 1885. Se tituló Música Sacra y representaba a una joven cantando con una monja junto al órgano de una iglesia. Para esta pintura, Tissot visitó la iglesia de S. Sulpice en París. En un momento determinado, en el transcurso de la misa, experimentó una visión que cambiaría su vida. Tissot contaba lo sucedido de esta manera:“… Mientras la Hostia se elevaba e inclinaba la cabeza y cerraba los ojos, vi una imagen extraña y emocionante. Me pareció que estaba mirando las ruinas de un castillo moderno … luego un campesino y su esposa se abrieron camino por un terreno lleno de basura; con cansancio tiró el bulto que contenía todo, y la mujer se sentó sobre una columna caída, enterrando el rostro entre las manos…. Y luego apareció una figura extraña deslizándose hacia estas ruinas humanas sobre los restos rotos del castillo. Sus pies y manos estaban perforados y sangrando, su cabeza estaba envuelta en espinas…. Y esta figura, que no necesitaba nombre, se sentó junto al hombre y apoyó la cabeza en su hombro, pareciendo decir … “Mira, he sido más miserable que tú; Soy la solución a todos tus problemas; sin mí la civilización es una ruina’… “. 

James Tissot. Voces interiores (ruinas). Museo Hermitage. San Petersburgo.

 

Después de esta visión, Tissot realizó un cuadro con los que había visto. Se tituló Las Ruinas (Voces internas). Sin embargo, el escenario no parece un castillo moderno en ruinas, sino más bien una escena de los levantamientos de la Comuna de París, que el mismo había presenciado. Es una representación conmovedora, especialmente la representación de Cristo.

Esta pintura marcó el comienzo de la devoción de Tissot por ilustrar la Biblia, siendo estas pinturas religiosas las que más dinero le daría a Tissot, y más prominencia, que sus anteriores representaciones de la vida moderna.

Según Degas la conversión religiosa de Tissot tenía más que ver con el aumento de las ventas de sus obras que con sus creencias.

Para darle el beneficio de la duda a Tissot hay que recordar que hubo un gran resurgimiento de la iglesia católica y su predicación en Francia durante la última parte del siglo XIX, lo que fue una reacción contraria al Espíritu anticlerical de la tercera República.

El acontecimiento de la visión,  le llevo a volcarse en los Evangelios, siendo su objetivo restablecer la verdad de la Historia Bíblica, distorsionada, según él, por la fantasía de algunos pintores.

Para conseguir este reto viajó a Tierra Santa en tres ocasiones, entre 1886 y 1896, buscando los escenarios donde poder redescubrir el verdadero mensaje de las Escrituras.  En una primera etapa se concentró en el Nuevo Testamento, que tras ocho años de trabajos, y 365 ilustraciones, dio por completada su labor artística. Tissot reflejó el paisaje, la arquitectura, el vestuario y las costumbres de Tierra Santa y su gente, que registró en fotografías, notas y bocetos, dando a su serie de acuarelas una gran precisión arqueológica.

Tissot en Tierra Santa
Anónima

De nuevo en París, Tissot, se dedicó a convertir sus bocetos en pinturas reales. La serie terminada se conoció como La Biblia de Tissot, prologando, Tissot, el primero de los Tomos. Cleveland Moffet, el periodista, autor y dramaturgo estadounidense, en su artículo sobre James Tissot, escribió un artículo para la edición de marzo de 1899, en la revista McClure´s Magazine, titulado Tissot and his Paintings of the Life of Christ, en el que hablaba de la metodología artística de Tissot: “… El señor Tissot, estando ahora en cierto estado de ánimo, y teniendo alguna idea de lo que desea pintar, se inclina sobre el papel blanco, con su superficie machada, y mira fijamente el óvalo marcado para la cabeza de Jesús o alguna persona santa, y ve el cuadro completo allí, ante él, los colores, las vestimentas, los rostros, todo lo que necesita y ya medio concebido. Luego, cerrando los ojos murmuraba con deleite “¡Que hermoso!… Finalmente, haciendo su mayor esfuerzo por retener la visión, tomaba el pincel y el color y lo anotaba todo de memoria lo mejor que podía…”

James Tissot trabajando

 

Expuso sus obras en el salón, en 1894 donde tuvieron gran éxito. También publicó un libro, La vida de nuestro Señor Jesucristo, y presentó sus ilustraciones en América del Norte durante una exposición itinerante. 

 

ALGUNAS OBRAS DE SUS SERIE LA BIBLIA: 

Una de sus mejores obra de la serie fue una acuarela titulada Viaje de los Magos (Journey of the Magi), de 1894. Los magos están representado con sus túnicas color azafrán guiados por la estrella. Han venido de sus tierras, en el este, en búsqueda de Jesús rancien  nacido. El escenario es el vasto y árido paisaje de las colinas a orillas del Mar Muerto, entre Jericó y el Valle de Cedrón y Jerusalén.  Los tres reyes magos encabezan la procesión. Es una pintura de masas relucientes de amarillos, dorados, púrpuras suaves y marrones intensos. Tissot diferencia las edades de los tres hombres por el color de sus barbas. Todos tienen rostros oscurecidos por la intemperie que contrasta con el brillo de sus túnicas doradas. Tras ellos un largo rastro de hombres montados en camellos que se extiende más allá de la cordillera y se desvanece en la distancia.

James Tissot. El viaje de los Magos .1886 Brooklyn Museum. New York
James Tissot. El viaje de los Magos .1886 Brooklyn Museum. New York

 

 

Jesús sube solo a la montaña para orar. Es una acuarela donde vemos a Jesús buscando la soledad para orar en la cima de una montaña. Es una imagen dramática. Vista desde abajo, cuando miramos hacia arriba vemos a Jesús representado con los brazos extendidos contra un cielo nocturno, con sus túnicas blancas iluminadas a contraluz por el resplandor de las estrellas y de la luna creciente.

Jesús sube solo a la montaña para orar (1886-1894) (Brooklyn Museum)  de James Tissot
Jesús sube solo a la montaña para orar (1886-1894) (Brooklyn Museum) de James Tissot

Lo que nuestro Salvador vio en la cruz. Una obra muy peculiar donde si nos fijamos un poco en el primer plano veremos los pies de Cristo, haciéndonos ver y sentir, literalmente, que somos nosotros los que estamos colgados de la cruz. Fue este tipo de realismo lo que atrajo a los fieles católicos en la década de 1890.

What Our Lord Saw from the Cross  1886-1894. (Brooklyn Museum) de James Tissot
What Our Lord Saw from the Cross 1886-1894. (Brooklyn Museum) de James Tissot

 

El Arca de la Alianza  pasa sobre el Jordán. Esta obra pertenece a la serie del Antiguo Testamento. Después del tremendo éxito de la serie La vida de Jesús, decidió ilustrar el Antiguo Testamento e hizo su último viaje a Tierra Santa en 1896. Lamentablemente Tissot nunca completó esta serie, pero antes de su muerte completo noventa y cinco de las ilustraciones, mostrándose en una exposición en el Salón du Champs de Mars, en 1901.

James Tissot. El Arca de la Alianza pasa sobre el Jordán. Brooklyn Museum. New York

 

Mientras supervisaba las renovaciones en los jardines del catillo familiar de Buillon, en Doubs, se resfrió y murió, el 8 de agosto de 1902, a los 66 años. Después de su muerte, Tissot siguió siendo famoso durante algún tiempo, principalmente gracias a su serie de ilustraciones sobre la Biblia. Sin embargo, poco a poco cayó en el olvido, en los albores del siglo XX, demasiado inclasificable, entre los impresionistas, con los que se había negado a exponer, y entre los pintores académicos.

A Holy Woman Wipes the Face of Jesus (Une sainte femme essuie le visage de Jésus)1886-1894 (Brooklyn Museum) de James Tissot
A Holy Woman Wipes the Face of Jesus (Une sainte femme essuie le visage de Jésus)1886-1894 (Brooklyn Museum) de James Tissot
Moses and Joshua in the Tabernacle," (1896-1902)  (Brooklyn Museum) de James Tissot
Moses and Joshua in the Tabernacle,” (1896-1902) (Brooklyn Museum) de James Tissot

 

CECIL GEORGE NEWTON, 1876.

La controversia de la paternidad de Tissot.

Kathleen Newton at the Piano (c. 1881), by James Tissot.(Colección privada)
Kathleen Newton at the Piano ( 1881), de James Tissot (Colección privada)

Tissot murió sin descendencia, al menos así estaba en su testamento. Difícilmente Tissot hubiera podido desheredar a su supuesto hijo Cecil, si hubiera sido suyo. La Ley de sucesiones en Francia no se lo habría permitido.

Lo que es seguro es que, a día de hoy, no hay ningún tipo de documento que establezca que Cecil fue hijo de james Tissot y de Kathleen Newton. Por tanto faltan las evidencias para sustentar que si fue hijo de ambos.

Tio Fred (1879-1880), de James Tissot. Coleccion Privada.
Tio Fred (1879-1880), de James Tissot. Coleccion Privada.

Lo que se sabe es que Kathleen Irene Ashburnham Kely se casó con el Dr. Isaac Newton, el 3 de enero de 1871, a la edad de 17 años. Su hija Violet nació el 20 de diciembre de 1871, (pudo ser fruto de su esposo el Dr. Newton o de su amante el capitán Palliser). Lo cierto es que Isaac Newton se divorcio de ella a los pocos días de su matrimonio.

 

El segundo hijo de Kathleen, Cecil George Newton, nació el 21 de marzo de 1876, y registraron como padre al Dr. Isaac Newton.

James Tissot. Hide and Seek. National Gallery of Art. Washington D.C.

 

Tissot fue a Venecia de vacaciones a principios de octubre de 1875 con Édouard y Suzanne Manet durante varias semanas. Probablemente conociera a Kathleen en junio, o un poco antes, lo que significaría que se hubiera quedado embarazada en junio o julio de 1875.

Los motivos por los que registro Kathleen  a su hijo Cecil como hijo del Dr. Isaac Newton, se desconocen. Máxime cuando llevaba ya cinco años divorciada.

Según un artículo de David S. Brooke, articulista de una revista irlandesa, Kathleen vivía con su hermana mayor, Mary Harvey, en el  6 de Hill Road, en St. John´s Wood, en Londres, no lejos de la casa de Tissot, en Grove End Road. Se desconoce exactamente cuando se fue a vivir con James Tissot, peo se cree que alrededor de 1876-77. Según Brooke, “Tissot estaba claramente afligido por la muerte de Kathleen…y, según la señorita Hervey, cubrió su ataúd con terciopelo púrpura y oro, y estuvo junto a él durante horas. Partiendo hacia parís unos días después, aparentemente abandonó la casa y su contenido. Según una visita, en ese momento, sus pinturas, pinceles y varios lienzos todavía estaban en el estudio, y en el jardín, el viejo jardinero, estaba quemando el colchón de la cama de la señorita Kathleen”. (Tissot se fue a París después del funeral del 14 de noviembre de 1882.

 

Otras teorías cuentan la imposibilidad de la paternidad de Tissot, pues añaden que antes de junio de 1875 la Sra. Harvey (cuyo esposo decía que estaba en el ejercito indio) solo había vivido en la dirección de St. John´s Wood dese 1876 o muy a finales de 1875. Por lo que resultaba muy difícil que se hubieran conocido en junio de 1875.

Sin embargo, en el libro James Tissot, escrito por distintos expertos en Tissot y editado por Barbican Art Gallery/Abbeville Press, New York 1985, Lady Jane Abdy escribe “En 1876 nació un niño, Cecil George, y no sabemos si fue de Tissot, aunque parece probable por la tierna forma en que lo describió en muchos de sus retratos”, y agrega “Los dos hijos de Newton vivían con la Sra. Hervey; eran visitantes de Grove End Road, no habitantes, y sus visitas generalmente ocurrían a la hora del té”.

 

Otro trabajo, este del director de pinturas del siglo XIX de la Chritie de Londres, Christopher Wood declaraba que no se creía que Tisssot fuera el padre de Celil George, puesto que Tissot dejo a su muerte el patrimonio a su sobrina francesa, aunque según la ley francesa podría haber adoptado a un hijo ilegitimo y dejarle su propiedad. Tambien relata que Tissot podría haberse casado con Kathleen y legitimar a Cecil, si Cecil fuera su hijo, aunque señala que posiblemente como Kathleen era católica divorciada en esa época, no se hubiera sentido capaz de volverse a casar.

Study for “Mrs. Newton with a Child by a Pool” (c. 1877-78). Virginia Museum of Fine Arts, Richmond, Virginia, USA.
Study for “Mrs. Newton with a Child by a Pool” (c. 1877-78). Virginia Museum of Fine Arts, Richmond, Virginia, USA.

Willard E. Misfeldt en su publicación de JJ Tissot. Prints from the Gotlieb Collection, en 1991, escribía: “Los escritores de Tissot han manipulado la cuestión de la paternidad de Cecil. Christopher Wood afirma abiertamente que no cree que Tissot fuera el padre de Cecil. Sin embargo, según se sabe, Tissot  y Kathleen compartieron una vida de amor y arte durante siete años, lo que indicaría que se conocieron en 1875, algún tiempo antes de que naciera Cecil. Parece poco probable que Tissot invite a una mujer embarazada con el hijo de otro hombre a participar en su vida. Quizás la cuestión nunca pueda resolverse, pero el protagonismo que le dio Tissot al niño en estas dos últimas pinturas de Londres (The Garden Bench) y El pequeño Nimrod ambas de  1882, parecería dar crédito a la teoría de que Cecil era realmente el hijo natural del artista”.

Cuesta creer que Tissot, al regresar a París tras la muerte de Kathleen Newton, hubiera abandonado a su propio hijo, su único hijo, hijo del amor de su vida. Si Cecil estuviera legitimado, hubiera heredado el apellido, y un castillo de la familia en Besançon, Francia., así como una elegante villa en el 64 de la avenida del Bosque de Bolonia, actualmente Avenida Foch, una de las direcciones más exclusivas de París.

Sin embargo, lo que si parece es que Tissot fue un hombre decente que se comportó amablemente con la hija y el hijo de Kathleen durante los años que pasaron juntos. Pinto a Violet y a Cecil como los niños adorables que eran. En The garden bench, Tissot destaca al niño travieso, siendo el centro de atención de suma de orgullosa, mientras que las niñas cariñosas son relegadas a un segundo plano, manteniendo los roles de genero de aquella época.

No se tiene constancia de sí, ni con frecuencia, Tissot se esforzó por mantenerse en contacto con Cecil, pero si sabemos lo que su testamento, redactado en enero de 1898, proporcionó tras su muerte: Dividía sus bienes entre los tres hijos adultos sobrevivientes de su hermano mayor, y estipulaba que cada uno de los dos hijos de Kathleen recibiría 1.000 francos. Los sirvientes de Tissot recibieron más generosidad: cada uno recibió 200 francos por cada año de servicio.

Cecil se casó a los28 años de edad, dos años después de la muerte de Tissot, y sirvió en la Artillería real durante la I Guerra Mundial bajo el nombre de Cecil Ashburnham. Fue nombrado segundo teniente de 1915 y fue dado de baja, como oficial invalido, un año después. Se divorcio a los 48 años y murió el 4 de mayo de 1941 en Lancing, ciudad cercana al Canal de la Mancha. No dejo testamento.

 

Muriel Violet Mary Newton, nacida el 20 de diciembre de 1871 en Conisbrough, se casó con William Henry Bishop, en 1925, en Londres, y murió de un infarto el 28 de diciembre de 1933 en el Hotel Cristina de Algeciras. Está enterrada en España.

Puntuación del lector
[Total: 3 Promedio: 5]
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar