David Roberts

 

David Roberts.

(Stockbridge, Edimburgo, 1796-Londres, 1864)

David Roberts (National Portait Gallery)
David Roberts (National Portait Gallery)

Uno de los pintores del Reino Unido, acuarelista por más señas, que más me gustan, es el escocés David Roberts.

Nació cerca de Edimburgo, en Stockbridge. De orígenes humildes, su padre era zapatero y su madre ama de casa, tuvo una infancia mísera, pero sus padres se esmeraron en dar al joven David ciertos conocimientos que despertaron en él la curiosidad por los países lejanos, alimentado con ello su espíritu aventurero.

Empezó su carrera como pintor de brocha gorda, pero con veinte años ya estaba trabajando en decorados para obras de Teatro en su Escocia natal. Hizo su primera exposición, al óleo, de sus pinturas, en la Institución de Bellas Artes de Edimburgo. En 1822 se instaló en Londres, donde se inició en el aprendizaje como pintor, colaborando con Clarkson Stanfield, haciendo dioramas y panoramas para el Drury Lane Theatre.

En el año 1824 realizo su primera exhibición en la Sociedad de Artistas británicos, haciéndose miembro de la Sociedad. Más tarde expuso en la Royal Academy el cuadro “Frente oeste de la catedral de Notre Dame Rouen, pintado para Lord Northwick, uno de sus primeros mecenas, corría el año 1826, recibiendo numerosos encargos. Y en 1831 fue nombrado presidente.

West front of Notre Dame Cathedral, Rouen  de David Roberts
Frente oeste de la catedral de Notre Dame Rouen de David Roberts

Fue un gran viajero. A partir de 1824 se recorrió una buena parte de Europa tomando apuntes y haciendo numerosos bocetos de los países que iba visitando, como Francia, Gran Bretaña, Alemania y los Países Bajos. Dibujó Monasterios y Catedrales góticas, paisajes y todo lo que formaba parte del inventario artístico de aquel momento.

Gracias a las acuarelas, dibujos y oleos de Roberts, publicados con gran éxito como litografías y grabados, el público culto de Europa accedió, durante el siglo XIX, a vistas de lugares apenas conocidos en esos momentos y previos a la fotografía

Entre 1832-33 Roberts atravesó España, un país un tanto desconocido para sus compatriotas por entonces, y llegó hasta Tánger y Tetuán, Marruecos, realizando incontables dibujos sobre ciudades, paisajes o arquitecturas que, de vuelta a Londres, serian plasmados en litografías por otros artistas. Utilizaba una técnica, para realzar los rincones que veía, que era la de alterar la escala. Además, le añadía vegetación y distintos elementos que le aportaban un toque romántico y pintoresco a los lugares ya de por sí evocadores.  La oportunidad de contemplar obras de maestros como Velázquez, Murillo, Zurbarán, etc., ejercería un atractivo considerable. En aquella época España estaba de moda y exista una gran demanda del público inglés por los asuntos españoles, poco conocidos o considerados como exóticos. Las imágenes de España difundidas por Roberts alcanzaron un gran éxito, dando de Andalucía, una imagen exótica y novelesca.

Según Giménez Cruz, en su España Pintoresca, Roberts envió, desde Córdoba una carta que decía lo siguiente: ” Mi porfolio va enriqueciéndose más y más, siendo los temas no solo buenos, sino también originales, y lo único que me preocupa es si seré capaz de pintar la mitad de ellos. Suman aproximadamente un centenar, y todavía tengo previsto visitar seis ciudades, por lo que me temo que lo mejor está todavía por llegar”. También Roberts influyó, claramente, en la obra del pintor español Genaro Pérez Villamil, y en el francés Gustave Doré, que recorrería España emulando al británico.

La Giralda de Sevilla de David Roberts
La Giralda de Sevilla de David Roberts
La Plaza de toros de Sevilla de David Roberts
La Plaza de toros de Sevilla de David Roberts

El Cónsul inglés en Málaga dijo de Roberts: “El Sr. Roberts ha venido a España para hacer un estudio fiel y alejarse en su obra de lo meramente pintoresco y es, en este sentido, inigualable.”

Roberts visitaría Irún, Vitoria, Miranda de Ebro, Burgos, Madrid, Córdoba, Granada, Loja, Málaga, Ronda y Gibraltar, permaneciendo tres semanas en cada una de las principales ciudades andaluzas mencionadas.

La capilla real de Granada con el sepulcro de los Reyes Cátolicos
La capilla real de Granada con el sepulcro de los Reyes Cátolicos
El Escorial de David Roberts
El Monasterio del Escorial de David Roberts
El Monasterio del Escorial
El Monasterio del Escorial
El Palacio Real de Madrid de David Roberts
El Palacio Real de Madrid de David Roberts
La calle de Alcalá   y la fuente de la Cibeles de David Roberts
La calle de Alcalá y la fuente de la Cibeles de David Roberts
Patio de los Leones en Granada de David Roberts
Patio de los Leones en Granada en la Alhambra de David Roberts
Catedral de Burgos de David Roberts
Catedral de Burgos de David Roberts
Catedral de Burgos
Catedral de Burgos
Plaza de la Virgen Blanca en Vitoria de David Roberts
Plaza de la Virgen Blanca en Vitoria de David Roberts
Puente de Toledo en Madrid de David Roberts
Puente de Toledo en Madrid de David Roberts
Vista de Málaga de David Roberts
Vista de Málaga de David Roberts
Alhambra de David Roberts
Alhambra de David Roberts
Gibraltar de David Roberts
Gibraltar de David Roberts

Con 42 años Roberts emprendió su segundo viaje importante al extranjero, pues había ganado lo suficiente con la venta de sus oleos, acuarelas, y las comisiones que le había reportado la ilustración de libros,  para permitirse ese ambicioso viaje.

Entre 1838 y 1839 visito Egipto y Tierra Santa. En agosto de 1838 dejo Londres y viajo, a través de Francia, hasta Marsella, navegando vía Malta y Grecia, en un buque abarrotado de peregrinos musulmanes turcos en viaje hacia la Meca, hasta llegar a Alejandría, el 24 de septiembre. Durante este viaje fue escribiendo un diario narrando sus vicisitudes, aunque solo sobrevivió un pequeño fragmento de este. El resto fue transcrito por su hija en dos volúmenes.

En Alejandría contó con la colaboración del Instituto Británico para alquilar un barco con una tripulación de ocho hombres. Desde Alejandría se dirigió al El Cairo, donde paso varios días visitando las pirámides y la esfinge. Reemprendió su viaje bajando por el Nilo hacia el Alto Egipto. En este trayecto realizaría la mayoría de sus bocetos y dibujos. Permaneció en Egipto más de cuatro meses. Visitó, y dibujo, las Pirámides y la Esfinge. Abandonó el Cairo y se dirigió a Tebas, Esna Edfu, Kom Ombo (Asuán). También visitó la isla de Filae, a la que definió como “un paraíso en medio de un paisaje desolado”. En Abu Simbel, donde permaneció cerca de una semana, se vio obligado a retirar la arena para poder acceder a su interior y poder dibujarlo.

Vistió los ropajes árabes y estuvo acompañado por dos viajeros ingleses, John Pell y John G. Kinnear, junto con varios guías musulmanes. Cruzó el istmo de Suez y, después de descansar en el convento cristiano de Santa Catalina, en el desierto del Sinaí, llegó a la mítica capital del antiguo reino de los nabateos, Petra, destino jordano de gran impacto turístico hoy en día.

La ciudad perdida de Petra de David Roberts
La ciudad perdida de Petra de David Roberts

Roberts continuo su periplo hacia Hebrón, pasando por el monte Hor, donde se dice que está la tumba de Aarón. En Hebrón visito la mezquita de Abraham, donde, según la tradición, se encuentran enterrados, junto al gran profeta monoteísta, Sara Isaac, Rebeca, Jacob y Lía, reverenciados por judíos y musulmanes.

En su primer intento Roberts no pudo entrar en Jerusalén, pues estaba sumida bajo los efectos de una epidemia, y tuvieron que desviarse hacia Gaza, la antigua ciudad de los filisteos. Sin embargo, no cejo en el intento y pudo llegar a conocer Jerusalén, siendo recibido por su gobernador otomano Ahmed Agha, quien le acompaño por las calles y alrededores de su ciudad. También visitó Belén, Nablus, Nazareth, el Mar de Galilea y el Monte Carmelo, todo en Palestina.

Ya en tierra libanesas Roberts continuó con su trabajo consiguiendo exquisitos paisajes de Tiro y Sidón. Pero a partir de aquí a Roberts le empezaron a fallar las fuerzas y llegó, ya muy enfermo, a Beirut. Desde allí emprendería su viaje de vuelta, vía Malta y Gibraltar hasta llegar a Londres, el 21 de julio de 1839. Fue un viaje que le marco el resto de su vida.

Regresó con 272 bocetos y dibujos que uso, durante diez años, como base de su trabajo.

Según su amigo personal Ballantine, en su obra La vida de David Roberts (The life of David Roberts), de 1866, el pintor “tenía la capacidad de fotografiar objetos con la vista, porque una y otra vez yo le he visto hacer bocetos de estructuras muy complejas o panorámicas muy amplias, le bastaba una ojeada rápida para captar la totalidad del conjunto, no necesitando nunca más volver a mirar en esa dirección hasta que había finalizado el boceto. Otros artistas se ven obligados a mirar de forma repetida, porque sólo son capaces de captar aspectos parciales. Roberts, gracias a ese extraordinario don, que bien pudiera ser natural, o quizá aprendido, lograba materializar el doble de trabajo con la mitad de esfuerzo”.

Entre 1851 y 1853 recorrió Italia

El material recopilado por David Roberts, a lo largo de sus viajes, le sirvió para seguir trabajando durante muchos años. Este material fue recogido en varias obras como Picturesque Sketches in Spain (Bocetos pintorescos de España, 1832-1833), publicados en 1837, Egypt and Nubia y, una obra compuesta de seis volúmenes de litografías, que popularizaron su obra Views in the Holy Land, (Vistas de Tierra Santa 1842-1849), siendo considerado como el trabajo litográfico más ambicioso jamás publicado en Inglaterra.  El último libro publicado fue Italia Clásica, Histórica y Pintoresca (1859). Durante varios años sus litografías fueron publicadas en series mensuales. La técnica que empleo en la ilustración de estos libros era la cromolitografía, recientemente desarrollada.  Al contrario que los prerrafaelitas Roberts realizaba los bocetos y estudios sobre el terreno y los tomaba como base, para terminarlos en el estudio a la manera tradicional. Fue uno de los pintores más cotizados de Inglaterra.

Egipto y Nubia.

Legada del Simún, desierto de Giza
Legada del Simún, desierto de Giza de David Roberts

¨La nube de polvo crece y se aproxima a nosotros…… es de color marrón rojizo y rojo pálido; ahora estamos completamente rodeados por ella. Una caravana pasa a nuestro lado es sentido contrario….. Pasa muy cerca de nosotros, nadie pronuncia una palabra, es como un encuentro de fantasmas envuelto en nubes¨

                                                                       Gustave Flaubert notas de viaje 18 de Mayo de 1850.

 

Las Pirámides de Giza vista desde Egipto de David Roberts
Las Pirámides de Giza vista desde Egipto de David Roberts

¨ Durante las inundaciones, las aguas del Nilo sumergen las tierras cultivadas hasta las lindes de la Meseta del Desierto, sobre la cual se alzan las pirámides………. Aquí se ven desde el sureste¨                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      William Brockendon, notas a Egypt and Nubia 1846-1850

Dendera de David Roberts 7 de Diciembre de 1838
Dendera de David Roberts 7 de Diciembre de 1838
Ruinas de Karnak de David Roberts
Ruinas de Karnak de David Roberts

¨Vista global del Gran Templo de Amón orientado hacia el Norte¨

                                                                                           David Roberts Egypt and Nubia 1846-1850 

Deir el Medinet, Tebas de David Roberts
 Deir el Medinet, Tebas de David Roberts

¨Este pequeño pero bellisimo templo, que solo mide 1,80 x 10 mts., se halla en un valle aislado y……. Ha sido utilizado como iglesia cristiana .

                                                                                              David Roberts Egypt and Nubia 1846-1850 

 

 Patio exterior del Templo de Edfú Egipto 1840 de David Robert
Patio exterior del Templo de Edfú Egipto 1840 de David Roberts

¨Semi enterrado resulta aun mas bello que si se alzase al aire libre, y me recuerda a los aguafuertes de Piranessi del foro de Roma¨                                                                                                                                                                                  David Roberts Egypt and Nubia 1846-1850 

Vista general de la Isla de Filé de David Roberts
Vista general de la Isla de Filé de David Roberts

¨La isla de Filé era considerada como el lugar más sagrado del territorio de Egipto¨ 

                                                                  William Brockendon, notas a Egypt and Nubia 1846-1850

Esta isla ha sido dibujada desde la isla de Bigeh actualmente sumergida

Tierra Santa: 

La puerta de Damasco de David Roberts
La puerta de Damasco de David Roberts       
La Puerta de Damasco
La Puerta de Damasco
El Santo Sepulcro de David Roberts
El Santo Sepulcro de David Roberts
Santo Sepulcro de Jerusalem
Santo Sepulcro de Jerusalèn
La Capilla de Santa Elena
La Capilla de Santa Elena
Capilla de Santa Elena
Capilla de Santa Elena de David Roberts
Cúpula de la Roca en Jerusalem de David Roberts
Cúpula de la Roca en Jerusalen de David Roberts
Cúpula de la Roca en Jerusalem
Cúpula de la Roca en Jerusalen
La Torre de David en Jerusalen
La Torre de David en Jerusalen de David Roberts
La Torre de David en Jerusalen
La Torre de David en Jerusalen
La iglesia griega en el Santo Sepulcro
La iglesia griega en el Santo Sepulcro de David Roberts
La ciudad de Sidon
La ciudad de Sidon de David Roberts

Por su éxito. Roberts fue nombrado académico de la Royal Academy of London, en 1841. Pasado algún tiempo su obra fue subestimada y pareció que habían pasado de moda. Actualmente ha recobrado valor en el mercado del arte gracias al coleccionismo surgido en los países árabes.

Roberts continúo pintando hasta su muerte, en 1864, cuando trabajaba en una popular serie londinense que dejo inacabada. Desde unos humildes orígenes, como hijo de un limpiabotas, y sin formación artística, consiguió formarse a través de su propia experiencia, llegando a ser uno de os dibujantes de mayor calidad y originalidad de su tiempo.

En el Museo del Prado, de Madrid, se pueden apreciar cuatro de sus obras, entre ellas una Vista de Sevilla con la Torre del Oro, un paisaje de Alcalá de Guadaira y un interior de la catedral de Burgos.

La Torre Del Oro del Museo de David Roberts del Museo del Prado
La Torre Del Oro del Museo de David Roberts del Museo del Prado
La Torre del Oro Sevilla
La Torre del Oro Sevilla
Castillo de Alcalá de Guadaíra de David Roberts del Museo del Prado
Castillo de Alcalá de Guadaíra de David Roberts del Museo del Prado
apilla del Condestable de David Roberts del Museo del Prado
Capilla del Condestable de David Roberts del Museo del Prado
Interior de la Mezquita de Córdoba de David Roberts del Museo del Prado
Interior de la Mezquita de Córdoba de David Roberts del Museo del Prado
Interior de  Mezquita de Córdoba
Interior de la Mezquita de Córdoba

Su obra permitió que, el publico accediese, visualmente, a muchos lugares apenas conocidos en aquellos momentos anteriores a la aparición de la fotografía, que, en el caso de España, conformaron una imagen de nuestras tierras que han marcado su personalidad hasta prácticamente nuestros días. Son imágenes de tal calidad y belleza que, al ser valoradas adecuadamente, aportan datos muy fiables, y de gran interés, para conocer mejor como era, en aquellos tiempos, nuestro patrimonio paisajístico, urbano u arquitectónico, hoy en parte desaparecido o transformado.

El éxito espectacular de sus dibujos consolidó su reputación como uno de los mejores paisajistas de su tiempo.

Puntuación del lector
[Total: 3 Promedio: 5]
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar