Criterio de conservación para preservar la Esfinge de Kefrén

En Abril del 2006, los expertos egipcios comenzaron los nuevos trabajos de restauración de la esfinge de Kefrén o Gizeh. Según el ministro egipcio de Antigüedades Mamduh al Damati,. “era necesario someterla a trabajos de restauración periódicos para preservarla de los estragos y minimizar su impacto”.

El ministro también destacó que la restauración se produjo  varios años después de la última. La esfinge fue esculpida en la zona más débil de la meseta de las tres pirámides de Gizeh (suroeste de El Cairo), y por esta razón se ordenó acelerar su restauración.

Por su parte, el secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, Mustafa Amin, indicó en una nota que la restauración de la esfinge de Kefrén incluye sus partes erosionadas o en riesgo de dañarse por el viento y la arena, especialmente el pecho y cuello.

Entre las razones de la restauración, Damati destacó que su ministerio inició estos trabajos con motivo de su política de desarrollo y conservación de los lugares arqueológicos en las diferentes provincias de Egipto. Un hecho que pretende aumentar recursos y beneficios económicos en el sector del turismo.

La Gran Esfinge de Kefrén se realizó esculpiendo un montículo de roca caliza situado en la meseta de Guiza. Tiene una altura de unos veinte metros, midiendo el rostro más de cinco metros. La cabeza podría representar al faraón Kefrén, teniendo el cuerpo la forma de un león. En épocas antiguas estaba pintada en vivos colores: rojo el cuerpo y la cara, y el nemes que cubría la cabeza con rayas amarillas y azules. Sus dimensiones aproximadas son: 57 metros de longitud y 20 metros de altura.

 

Esfinge de Giza de frente
Esfinge de Giza de frente

Los antiguos egipcios denominaban a las esfinges Shesep-ankh, imagen viviente, un nombre que se utilizaba para referirse a las estatuas reales. Mitad león, mitad humano, la esfinge de Gizeh, construida con piedra y caliza se remonta a la dinastía IV, y su simbolismo recuerda la fuerza y el poder del imperio egipcio.

 

Las Pirámides y la constelación de Orión
Las Pirámides y la constelación de Orión

La esfinge de Kefrén fue construida representando el cielo de esa época y en base a la dirección del punto de la tierra, la esfinge miraba directamente hacia la Constelación de Leo.

Con 57 metros de largo y casi 20 metros de alto, esta figura se asoció al cuarto faraón de la dinastía IV, Kefrén, aunque posteriormente se desmentiría esta vinculación. La forma cuadrada del rostro y la ornamentación de la corona indican que esta esfinge, en origen policromada, homenajea a su padre Jufu (Keops) como representación del dios Ra (dios del sol) cuando sale por el horizonte.

Estas esculturas tuvieron su época dorada en el Imperio Medio, finales del III milenio a.C. Una de las primeras representaciones que se encontraron fue la de la princesa Hetepheres II, esposa de Didufri, faraón de la dinastía IV. La figura se encontró en el complejo funerario de Didufri (hijo del faraón Keops) en Abu Rawash y está datada de mediados del III milenio a.C.

También la figura de este faraón fue magnificada a través de una esfinge. De ésta sólo se conserva la cabeza de arenisca que actualmente se encuentra el Museo del Louvre. Tras ser uno de los recursos más empleados para divinizar la figura del faraón, las esfinges evolucionaron conforme las sucesiones dinásticas. En la dinastía XII, la parte animal se acentuó mucho más (cabellos, oreja), reservando los rasgos humanos para el rostro, como sucede con la imagen de Amenemhat III. Algo que varió totalmente en el Imperio Nuevo, mitad del II milenio d.C., donde se remarca la humanización del faraón en gran parte del cuerpo.

 

Esfinge de Giza de cuerpo
Esfinge de Giza de cuerpo

Al ser un monumento de piedra caliza y por lo tanto un material poroso la esfinge de Kefrén puede ser atacable por el agua (continuas y regulares crecidas del Nilo a lo largo de los siglos), la arena (por los fuertes vientos del desierto) y  los brutales cambios de temperatura del día y la noche, provocan tensiones en zonas localizadas y producen las roturas por la repetición de las contracciones y expansiones

Los últimos trabajos de restauración y conservación del monumento, que ya estaba en pie en la Cuarta Dinastía (2650-2500 A.C.) y que en origen estaba policromada, tuvieron lugar en 1996.

Esfinge de Guiza siendo restaurada
Esfinge de Guiza siendo restaurada

¿Cómo podría conservarla?

Antes, se haría una limpieza profunda de la esfinge, quitando todos los restos de arena.

Crearia alrededor de ella un gran edificio, con forma ovoide orientada de tal forma que se enfrentara a la parte donde los vientos vienen más fuertes, para minimizar los daños y las erosiones, con doble cubierta, para más aisalmiento, y con una pared orientada a la zona que más sufre por los impactos de las radiaciones solares,  totalmente cubierta por ladrillos y cerámicas u otros materiales fuertes aislantes, como plástico o madera, y el resto con vidrios oscuros (como los que se utilizarn en las partes traseras de algunos coches) y materiales de gran inercia térmica para retrasar la entrada de calor diurno al interior,  (tipo Climalit) para proteger las esfinge de  la radiación solar y de los vientos cálidos. Sería un edificio de 70 mts de altua x 100 de longitud y 200 mts de ancho que se auto-gestionaría solo, y tratando de que no supusiera demasiados gastos.

Para favorecer la circulación del aire se crearian  huecos de ventilación. Para ello se colocarán las aberturas en fachadas opuestas (soleadas y en sombra),  y parte de la planta, haciendo huecos en vertical, pues los suelos del desierto, como cuando estas en la playa, cuando más profundos son más frescos.

Se pondría unos recipientes exteriores para recoger las aguas de las subidas del Nilo  o posibles lluvias, y aprovecharlas para humidificar el interior, y así y rebajar el efecto invernadero que produciría tal edificio.

Los aislamientos colocados en una de las caras exteriores de la obra asegurarían que una pequeña parte del calor exterior atraviesara el edificio hasta su interior, mientras que la masa interior absorbería el calor generado en el interior del edificio para liberarlos por la noche, cuando la temperatura es más baja.

También se pondría un gran panel solar, que sería el que daría energia para el aire acondicionado y el motor que humidificaría el interior, y que haría mover el agua en un pequeños canalito, que previamente habríamos fabricado, con la inclusión plantas para humidificar el ambiente, y facilitar el almacenamiento del aire fresco de las noches, aparte de la decoración, sombra  y sensación de frescor que pueden dar al visitante.

Tendría una serie de aberturas, para ventilar y refrescar por las noches con una decoración de celosias y persianas para mantenerlo con un confort térmico y agradable a la vista.

 

Dibujo de Esfinge conservada
Dibujo de Esfinge conservada

 

También podría interesarte mi post relacionado con Egipto: “La historia del Museo Egipcio de Turín“.

Puntuación del lector
[Total: 1 Promedio: 5]
1 comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *